martes, 22 de junio de 2010

Es hora de ahorrar, que hay crisis de amor.

Ahórrate tus sonrisas, para mí de plástico.
Ahórrate tus caricias, para mí todas frías.
Ahórrate tus disculpas, para mí carentes de arrepentimiento.
Ahórrate tus promesas, que a mí no me sirven de nada.
Ahórrate toda esa mierda que hay gente que la necesita mucho mas que yo.

9 comentarios:

Clau's! :) dijo...

oh! Te he encontrado en el blog de una amiga, y he leído algunas entradas y desde luego te sigo!(:
http://cronicascpm.blogspot.com/ Pásate por el mío si quieres.
Un beso

Coraline dijo...

hay gente que no entiende que se está mejor callada..
mua! :)

Dafne Isern dijo...

Pero la crisis de amor llega azotando más fuerte el planeta que la económica. Así que a falta de sonrisas de azúcar, la gente utiliza sonrisas de plástico.

Qué original :)

Irene.Z.While dijo...

Me ha gustado muchisimo esta entrada! :)
Te sigo, vale? ;)

Besos

Marea Malabares dijo...

Me gusta :)
Un beso ^^

Marina dijo...

He llegado por un blog amigo,y que lindo tenés cada cosita que subís:)
Re lindo♥.
Hace tanta falta de cosas en este mundo...

Un besito!

Personita dijo...

Que se lo ahorre todo si solo va a hacer daño.

:)

Liju dijo...

¡Qué original, la entrada! =O
No solo tenemos crisis económica, entonces no sería tan duro. U_____U

Respondiendo a tu comentario a mi blog:

¡Sí! ^^ Estoy emocionada y tengo ganas de hacer mucho con esa historia. =P
A mi también me gustaria que existiera La casa del té. ;)

¡Besos!

Irene dijo...

Qué chulo ^^ verdad chica!
un besotee, ya esta el 2º cap! :p

Busca en mi bote de cristal

Felicity

Una vez soñé que te perdía. Estábamos en unos icebergs y no me acuerdo si tú te alejabas flotando de mí o yo de ti.

Pero recuerdo que me desperté a tu lado, era media noche y estaba lloviendo, como hoy. Te oí respirar y me calmé.

Era como si nos habláramos sin palabras.

Me pregunto cómo y cuándo aprendimos ese lenguaje secreto. Sólo sé que en algún momento, en los silencios, te oía.

Y ahora sólo me quedan las palabras, estas palabras inútiles cuando lo único que quiero es volver a estar a tu lado.

Hacer que te sientas seguro, ayudarte a dormir. Recuperarte.